Sin categoría

La paja rusa no es de Rusia

La paja rusa no es de Rusia

Es un completo misterio si un ruso fue el primero en emplear senos para masturbarse. Y el misterio es tan grande que, aun, descubrimos que las mujeres asimismo pueden tener clímax con esta práctica.

 

No. La paja rusa no es de Rusia. Lo afirmamos inmediatamente para no continuar engañándolos. En inglés es “titty fuck” –rápido, búsquelo en su canal de porno preferido– y en ciertos países de América Latina es famosa como “paja cubana” o bien “la turca”. De todas y cada una maneras, realmente, esta práctica no es tan creativa para no haber sido inventada en múltiples camas de diferentes lugares del planeta. (cinco Artículos que lo van a hacer mejor polvo (todo sobre el sexo anal y la paja rusa)

 

Creativos, en cambio, sí son los términos que se le dan al hecho de eyacular al final del juego. “Collar de perlas”, “mear en la canoa” y “la araña jizz” son ciertos de ellos, y han justo, aun, estrofas en canciones y episodios en Sex and the city.

 

Uno podría meditar que tal vez el término viene de las mujeres con los senos más grandes. Mas no se sabe con absoluta seguridad si el premio se lo llevan las rusas. El diario Telegraph, de Inglaterra, afirma que son las estadounidenses, como The Sun, mas el diario alemán Bild afirma que en el primer sitio están las rusas –una pista del origen del término–, seguidas por un empate técnico con las colombianas, las estadounidenses y venezolanas, entonces con las argentinas, brasileiras, chilenas y uruguayas, y después vienen las mexicanas y unos diez países de África. (¿Nos agrada la paja rusa?)

 

Si se busca, aun, quién hizo la primera escena porno con esta técnica, tampoco hay registro. Mas puede pensarse que el término “paja rusa” haya sido acuñado por la enorme cantidad de porno que viene de los países de la cortina de hierro, y para un sudamericano una polaca es exactamente lo mismo que una rusa, ahí puede haber pistas interesantes. Aun, en los rincones de internet –Wikipedia, para ser más exactos– diríase que la paja rusa era muy utilizada en el siglo XVII, cuando el estereotipo de belleza más apreciado era el de mujeres gruesas, con las que esta práctica puede cobrar mucha relevancia.

 

Mas como sabemos que el misterio ruso no tiene solución, vamos a lo interesante. Conforme el Journal of Sexual Medicine (Volumen ocho, de dos mil once), la estimulación de los senos lúcida exactamente la misma área del cerebro que el clítoris. Conque le solicitamos que, con calma y delicadez, explore sus senos preferidos para poder ver qué los excita más, si caricias suaves, pellizcos leves en los pezones, bocados, besos, etcétera

 

Un dato para los hombres: la sensibilidad de los senos cambia conforme la etapa del ciclo menstrual. Conque no se frustre en su primer ensayo.

 

Asimismo famosa como de España, francesa, turca y collar de perlas, el nombre de paja rusa no tiene un origen etimológico o bien cultural claro. Ciertos lo atribuyen a que era una práctica prohibida y debían nombrarla en clave y otros sencillamente bautizan el acto con una nacionalidad foránea para enfatizar su naturaleza exótica de poner el pene entre las tetas. En todo caso, planteo que su significado sea asociado a la práctica escueta: la paja rusa equivale a una paja Premium.

 

Hay que estimar algunos aspectos en la anatomía de los implicados. Para iniciar —después de consultarlo con múltiples mujeres—, existen 3 géneros de pene. Los que se identifican por ser abatidos, con testículos fláccidos y lamentablemente flacos. Existen los que Dios se tomó el tiempo de crear pues tienen el largo y el ancho perfectos y generalmente vienen ensamblados a un trasero glorioso. Y están los estándares, que son una categoría menor que los hechos en el Paraíso.

 

En nuestro caso, debemos ser mínimo talla treinta y cuatro a fin de que se optimice la masturbación. En este espacio solo tiene cabida una verga estándar, por el hecho de que no se resbala como la pequeña ni se sale como la grande (y bueno… Todo depende de la imaginación). Para una mujer tanta parafernalia no es erótica y el acto en sí resulta incómodo. Ustedes son los únicos que satisfacen su fetiche, al tiempo que nosotras lo hacemos pues a les agrada. He oído de amantes lesbianas que la rusa entre 2 mujeres es mucho mejor. Una se sienta sobre el pezón de la otra y consiguen un ritmo único que no precisa presión (se trata de un roce suave).

 

Las mujeres somos más sensibles. Nuestra circulación es más fluida y de ahí que en el momento en que nos saben estimular nos podemos venir sin que nos penetren. Esto no sucede con la rusa. Si es desprendido y al unísono emplea sus manos mientras que lo agrada, entonces todos salen ganando. Incluso cuando de esta práctica no resulte un clímax, quedaremos satisfechas. Ese poder tántrico de venirnos sin ser penetradas o bien de ser multiorgásmicas es algo en lo que se debe invertir el tiempo. Al final, ¿los agradamos o bien nos agradamos?

La paja rusa no es de Rusia

Generacion XXX es una revista hecha por hombres y para hombres, nuestro único fin es unir a toda esa comunidad de hombres que están en la búsqueda de diversión masculina, no solo sexo también consejos de hombres para hombres

Esta pagina y su contenido es de uso exclusivo de personas mayores de 18 años, si no tienes esa edad te recomendamos que abandones esta web

Copyright © 2017 by www.generacionxxx.com

To Top